Página 1 de 13   
Cuidados de la Piel (1era parte):
Imprimir
14 de de 2008

Se acerca el verano, las vacaciones, las fiestas. En estos momentos donde las emociones están “a flor de piel”, es importantísimo cuidar al máximo nuestra piel. Para esto hay tres pasos básicos que debemos siempre seguir:

1- Limpieza, 2- Hidratación y 3- Protección.

Observar las características naturales como: el resecamiento, la tendencia oleosa y los factores externos que influyen sobre la salud de nuestra piel.
Las emociones y todas las actividades que realizamos repercuten en nuestra piel. 

Pero primero comencemos por reconocer que tipo de piel tenemos:

La piel normal: es equilibrada, sin zonas oleosas y brillantes, tampoco tiene áreas muy secas y opacas. 

Piel mixta: en algunas personas el cutis se presenta oleoso en ciertas áreas (como la “zona T”) que abarca la nariz, mentón y frente; pero normal o seco alrededor de los ojos y en las mejillas.

Piel seca: la lubricación deficiente y la deshidratación excesiva conducen al envejecimiento precoz. Su textura es fina, los poros son invisibles y la elasticidad es nula.

Piel sensible: cuando la barrera de protección natural es ineficiente, por tanto mas fina y vulnerable a las agresiones externas con frecuencia reacciona mal a los productos cosméticos, a la temperatura del agua y los cambios ambientales.

Piel oleosa: contiene poros muy visibles, su aspecto es muy brillante y de textura gruesa. La hiperactividad de las glándulas sebáceas produce barritos y granos sobre todo en frente, nariz y mentón. Este cebo forma una película protectora que ayuda a mantener la humedad para su correcto equilibrio, pero en exceso.

Piel negra: lo que la identifica es la presencia de más melanina en sus células, a menuda presenta manchas, suelen aparecer marcas de acné, poros dilatados y quistes sebáceos. Es propensa a las cicatrices con relieve y al queloide, entre otras huellas cutáneas. Puede ser grasa o mixta y también sufre por los rayos solares.

Conclusión: conocer y respetar las necesidades de nuestra piel es el primer paso a seguir para mantenerla saludable; tratarla con cariño y no olvidar que la piel es el órgano vivo más grande del cuerpo que necesita cuidados especiales.

En la próxima columna expondremos como seguir los 3 pasos básicos para cada tipo de piel.


Asesoro: Zuny Rochell, maquilladora profesional, esteticista y maquilladora colaboradora de Reinas del Nilo (Tel: 156-107-1540)

 

Página 1 de 13